Mujeres Embarazadas - Silvia Leuca

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cuidado Quiropractico

La Quiropraxia y las Mujeres Embarazadas


La deformación y el estiramiento de los músculos, acompañado del dolor de cintura son algo severo durante el embarazo y pueden llegar a transformarse en más que una simple molestia. El aumento de peso, combinado con el incremento de la presión ejercida por el bebé sobre el cuerpo, a veces puede traer como consecuencia molestias y dolores muy agudos. De hecho, varios estudios científicos han descubierto que más de la mitad de las mujeres que están esperando un bebé experimentarán dolor de cintura en alguna etapa durante el transcurso de sus embarazos. Esto es particularmente cierto cuando hablamos de las últimas etapas del embarazo, cuando la cabecita del bebé ejerce presión hacia abajo justo sobre la zona de la cintura, las piernas y las nalgas de la mujer embarazada; presionando aún más fuerte sobre el área donde se encuentran los nervios ciáticos. Y en el caso de aquellas mujeres que antes de quedar embarazadas sufren de dolor de cintura, el problema aún puede llegar a empeorarse más y más.
Durante el embarazo, el centro de gravedad de la mujer casi inmediatamente comienza a desplazarse hacia la parte frontal de su pelvis; y el peso desplazado incrementa la presión sobre  sus articulaciones. Por otro lado, a medida que el bebé va aumentando de tamaño, el peso de la mujer se proyecta cada vez más hacia adelante y la curvatura de su cintura se incrementa más y más, ejerciendo presión extra sobre las vértebras y los discos de la columna vertebral emplazada en esa zona particular del cuerpo. Como consecuencia de ello, la parte superior de la columna vertebral debe compensar dicha presión - y la curvatura normal de dicha zona también se hace más pronunciada.
Para combatir este problema, durante el transcurso del embarazo se liberan hormonas que contribuyen a ablandar los ligamentos pegados a los huesos de la zona pélvica. Pero, a pesar de que estos cambios naturales ocurren para ir acomodando gradualmente al bebé en constante crecimiento, pueden dar como resultado desequilibrios posturales; causando que la mujer embarazada se vuelva más propensa a moverse con mayor torpeza y a caerse con mayor frecuencia.

¿Qué Beneficios Aportan los Cuidados Quiroprácticos?

Los cuidados quiroprácticos son una buena opción  para mejorar su salud sin necesidad de utilizar prescripciones médicas ni de consumir medicamentos recetados para aliviar el dolor de cintura. Dado que un quiropráctico se encarga de corregir la subluxación (interferencia nerviosa) de la columna vertebral para poder aliviar el dolor, no es necesario consumir ningún tipo de medicamento; transformando a ésta en una opción  segura y natural de aliviar el dolor y las molestias. Si está preocupada por la seguridad que le garantizará el cuidado quiropráctico, puede quedarse absolutamente tranquila, ya que numerosos estudios han demostrado que cuando un profesional debidamente calificado chequea la columna vertebral, ni la mamá ni el feto corren ninguna clase de riesgo.
Incluso antes de quedar embarazada, un quiropráctico podría ayudarla. El mismo/a será capaz de examinar su columna vertebral  con precisión y evaluar cualquier desequilibrio o desajuste existente en su pelvis que podría llegar a incrementarse si quedara embarazada.
Luego de haber dado a luz a su bebe, es recomendable el cuidado quiropráctico para la mama y su bebe, ya que está comprobado científicamente que la primera subluxación vertebral se produce en el momento del parto.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal