Quiropraxia durante el Embarazo - Silvia Leuca

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cuidado Quiropractico
¿Por qué necesitaría acudir al Quiropráctico?

El cuidado quiropráctico se está convirtiendo en una parte esencial e importante de la preparación para el parto de muchas mujeres embarazadas.



En los Estados Unidos de Norteamérica, el 69% de mujeres embarazadas sufren de dolor en la espalda baja.
Son éstas mujeres quienes se están dando cuenta de los beneficios de los ajustes quiroprácticos mientras se preparan para dar a luz de manera más sencilla y segura para ellas y sus bebes.
Los quiroprácticos se han ocupado de las mujeres embarazadas desde hace ya muchos años.
A medida que el peso de la madre se incrementa, su centro de gravedad se desplaza hacia arriba y hacia adelante y su postura tiende a compensar el cambio como consecuencia, predisponiendo nervios, músculos, huesos y tejido conectivo contra el daño.

Adicionalmente, las hormonas que se producen en el embarazo proporcionan la laxitud de los ligamentos necesaria para dar a luz, lo que añade inestabilidad en todas las articulaciones, incluyendo la columna vertebral y la pelvis.

El cuidado quiropráctico va a crear más estabilidad y balance a la pelvis y la columna. Un estudio comprobó que el “94% de las mujeres que durante su embarazo han tenido cuidados quiropráctico mostraron mejoría clínica sin efectos secundarios”.

Esta es una lista de los síntomas que se pueden mejorar con los cuidados quiroprácticos:
  • Dolor de espalda incluyendo dolor  sacroilíaco y del cóxis.
  • Neuralgia del nervio ciático, glúteos o piernas.
  • Dolor de cuello.
  • Deficiente movilidad y flexibilidad.
  • Fatiga.
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Disfunción de la sínfisis púbica.
  • Prevención contra un lento trabajo de parto.
  • Prevención  contra el estrés en el sistema nervioso del bebé.

Cambios durante el embarazo

Los cambios hormonales y estructurales pueden conducir a la desalineación  y al dolor que experimentan muchas mujeres en la espalda baja durante el embarazo, dolor que afecta su rutina diaria y su calidad de vida.
Sin embargo, la desalineación de la columna vertebral y la pelvis tiene consecuencias más importantes en una madre y el desarrollo del bebé. En quiropráctica, estas desviaciones tienen el nombre de “subluxaciones”. Estos bloqueos provocan una sobrecarga de estrés para el sistema nervioso de la madre, menoscabando potencialmente sus sistemas vitales, músculos y órganos. Durante el embarazo, cuando los sistemas del cuerpo de la mujer están básicamente funcionando por dos, cualquier interferencia a la transmisión de los nervios que soportan su función puede ser perjudicial para su salud y bienestar, así como para la del crecimiento del bebé.
Quizá el padecimiento más notorio relacionado con el estrés es la llamada “restricción del crecimiento intrauterino.”

En caso contrario, si el sacro de la mujer (el hueso triangular más grande de la pelvis) está desalineado, esto afectará la alineación de toda la pelvis. La desajuste pelviano provoca un efecto desequilibrado de tracción en los ligamentos uterinos, lo que explica por qué algunas mujeres tienen sensibilidad en un lado más que en el otro. La restricción del crecimiento intrauterino puede provocar torsión del útero, limitando el espacio disponible para el desarrollo del producto. Esto puede inhibir el desarrollo de la columna vertebral de bebé.
La restricción del crecimiento intrauterino no sólo compromete la posición fetal, sino que también puede poner en peligro el futuro de la salud del bebé al afectar su sistema nervioso. La posición óptima para el nacimiento es occípito anterior (de cabeza con la vista hacia la espalda). Cuando el bebé se presenta en posición pélvica (de nalgas) o posterior, con frecuencia provoca un desequilibrio en la pelvis de la madre, forzando al bebé a asumir una posición que lo puede comprometer.“Se ha comprobado que los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a reducir el trabajo de parto en un 24% en madres primigestas y hasta en un 39% en madres con partos previos.”

Afortunadamente, los padres de hoy en día están siendo cada vez más conscientes de la importancia de la biomecánica de la pelvis materna durante el embarazo. Proporcionando la atención correspondiente no sólo se logrará un embarazo más cómodo sino que se optimizará el desarrollo del bebé y contribuirá hacia un nacimiento más sencillo y menos riesgoso tanto para la mamá como para el bebé.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal